jueves, 15 de diciembre de 2011

Mira la cara cara que es la... Kimera!



Y Kimera se hizo las cejas, se pintó como una puerta y habitó entre nosotros... Una joya del mamarrachismo de la época dorada (y plateada, y rosa furcia, y verde fosforito, y con brillantina, y...) que no podía faltar en La Mâmarracherie. A Kimera quizás la recordéis por sus estilismos, su maquillaje y por su hija Melodie, que fue raptada en la Costa del Sol. Ah si! Y porque cantaba, hacía gorgoritos como un ruiseñor y fusionó la ópera con el disco más rancio.

Por todo ello, te adoramos Kimera!

2 comentarios: